El poder nace de las y los autoconvocados.


Las y los autoconvocados se convirtieron en elefantes.

Las y los trabajadores de salud entregaron todo, incluso sus propias vidas. Desde la cuarentena de aquel 20 de marzo del 2020, de pronto todos comenzamos a constituirnos en casi expertos en virus y familias de virus. El covid 19 se había instalado en nuestras vidas. Los llamados “medios de comunicación” durante horas y horas llenaban el tiempo, con imágenes, palabras y recomendaciones de todo tipo. Llegaron los aplausos, la admiración de enfermeros, camilleros, médicos, técnicos, en fin de todos y todas las trabajadoras de los centros de salud. Lo que nunca llegó fueron las soluciones a los problemas mas elementales.

De pronto, aquellos trabajadores que año tras año denunciaban el vaciamiento de los hospitales, el deterioro de la salud pública en detrimento del desarrollo voraz de la medicina privada. se negaron a continuar siendo sirvientes mudos de un sistema destartalado. Con el correr de los meses fueron apareciendo las imágenes de las marcas que dejaba en los cuerpos del personal de salud el trabajo agotador para contener el avance del virus y los estragos que producía en los contagiados. No fueron pocos los que quedaron en el camino, ya sea que murieron, o los afectados física, psicológica, fliar y socialmente por el grado de compromiso con el que asumieron la tenaz batalla para mejorar la salud de los afectados y afectadas.

Con recursos escasos, edificios derruídos, trabajadores precarizados, eventuales, salarios miserables aún así no bajaron ni bajan los brazos.

En medio de ese proceso emergió la conciencia de que como combatientes de una batalla, estaban desarmados, con una voluntad y compromisos fuertes como una roca, en medio de esos rostros desmejorados, habían sido sometidos a exigencias ( tal como ellos lo enuncian) para la que no estaban ni habían sido preparados, pero siguieron firmes en el territorio.

En marzo del 2021, una vez más las estructuras sindicales que se señalan asi mismas como representantes de los trabajadores y trabajadoras, se sentaron en la mesa de las negociaciones. A espaldas de sus afiliadxs y sin su consentimiento, firmaban pactos y acuerdos salariales que menospreciaban el valor de sus conocimientos y de su fuerza de trabajo, con sumas que no nutrían su salario básico. Esos acuerdos firmados solo recogieron las llamadas sumas en negro, bonos etc volátiles como hojas de otoño.

Ya nada será igual. Surge la autoconvocatoria.

Y se rebelaron, y dejaron de ser obedientes y repudiaron el acuerdo de Quintriqueo (1) y el Gobernador Omar Gutierrez. Más allá del repudio a un acuerdo salarial, brotaba desde las profundidades de la masa popular, el hartazgo de millones de personas que encarnó en ellos. Las condiciones laborales, el vaciamiento de los hospitales en todo sentido, profesionales, recursos y todas aquellas condiciones básicas para desarrollar su tarea.

Sin fisuras el pueblo los reconoce, los valora, los destaca, los defiende y los defenderá de los ataques actuales o venideros.

De pronto, todo el mundo reconoció a las y los AUTOCONVOCADOS, se tornaron creíbles, (en días en que no se cree en falsos ídolos políticos o sindicales) respetables, fueron escuchados, ellos comenzaron un camino de la lucha que se abrió ancho y claro, la lucha devolvió la esperanza de millones de personas que entendieron que ese sendero es por el que hay que caminar.

Se hicieron uno con el pueblo, y no hubo discursos edulcorados ni amenazas que pudieran ni puedan parar el torrente de unidad. El pueblo defiende la Salud Pública y a sus combatientes.

En ocasiones veo muertos

Los viejos sindicalistas cómodos y con el culo aplastando almohadones, vieron con espanto la lucha de las y los AUTOCONVOCADOS. Empezaron a tramar conspiraciones y sacar a relucir sus títulos de Secretarios Generales de Sindicatos que nadie sabía ni siquiera que existían. Desempolvaron las leyes y la Constitución para exhibir que ellos son los representantes “orgánicos y legales” en consecuencia se creen los auténticos interlocutores.

Asi re apareció una leyenda o una sigla que habita en los museos o en el basurero de la historia, la llamada CGT, organismo que se borraba y se borra hasta en las celebraciones del 1° de mayo, para sostener que la INSTITUCIONALIDAD es lo primero y que la Democracia está en peligro y les faltó agregar, como en los tiempos de la dictadura, que las y los autoconvocados están dominados por ideologías foráneas, ajenas al Ser Nacional.

Re aparecieron los sindicalistas progres, también a exibir sus títulos legales, con la sanata de que ellos estaban con la lucha de salud (ATEN por ejemplo), temían y temen hasta nombrar a las y los AUTOCONVOCADOS…tal vez porque vieron agitar una navaja pusieron sus barbas en remojo. No los mueve tanto la sensibilidad por la salud publica como su interés en auto protegerse, agruparse y cohesionarse como estamento corporativo. No sea que ahora vengan por nosotros. Una pesadilla los atormenta, manadas de elefantes los persiguen.

Las Cámaras empresariales, otros que ciegos en sus ganancias, vinieron a poner el grito en el cielo por las rutas cortadas después de más de 45 días de lucha. Recién advierten y toman nota que los que cuidan la salud estaban desesperados y sin recursos. ¿Ahora se dan cuenta?

Señores las demandas de las trabajadores son claras y elementales: Salarios que guarden algo de dignidad y no bonos miserables y que la Salud tiene que ser gratuita, accesible, universal, no discriminatoria, y menos aun un servicio escaso y deplorable.

Todos vienen ahora a hablar de PAZ SOCIAL, en sus mezquinas miradas de bolsillo eso significa que todos anden mansos como corderos y que acepten sumisos la pobreza que se les asigna. Eso no es PAZ SOCIAL es dominación, explotación, y agachar la cabeza.

Que nadie venga a cabalgar de manera oportunista a tapar o intentar domar a las y los AUTOCONVOCADOS…

Diremos con fuerza: HOY TODOS Y TODAS SOMOS AUTOCONVOCADOS, VAYANSE A LA MIERDA!!!

NEUQUÉN. 20 DE ABRIL 2021

(1) Carlos Quintriqueo, Secretario General de ATE (Neuquén). Desoyó la voluntad de sus afiliados.

Facebook Comments
Previous Lucha en Salud: derivaciones que presagian que no pueden ellos gobernar a su antojo.
Next La columna vertebral. Oscar a la película más valiente.